Equipo

Christos Barbas (director artístico)
Efrén López (director artístico)
Anna Pont (directora ejecutiva)
Estel·la Broto (asistente de producción)
Jordi Alsina (comunicación y prensa)
Laura Freire (contable)
Eleni Lomvardou (diseño gráfico)
Yiota Vergopoulou (diseño web)

Christos Barbas (director artístico)

Tocar música y diferentes tipos de flautas es una de las cosas más maravillosas que recuerdo, desde que tenía 7 años. Después de haber estudiado música clásica en el conservatorio y en la facultat de musicología, no fue hasta el año 2003, en la primera edición de los seminarios del Labyrinth en Creta / Grecia, que se abrió para mi un mundo musical sorprendente, mediante el estudio de músicas e instrumentos de Turquía, Bulgaria, la India y muchos otros territorios. Desde entonces, me convertí en “adicto” de los seminarios del Labyrinth, repitiendo año tras año, a veces incluso dos veces al año. También hice de voluntario, organizador de seminarios, y más tarde, de profesor.

Desde el año 2005 viajo a España y Cataluña con regularidad, la mayoría de las veces tocando y enseñando, invitado por Efrén López.

Así pues, cuando me mudé a Cataluña en 2015, y Cardedeu se convirtió en mi base permanente, me pareció muy natural trasladar este esfuerzo musical e iniciar el proyecto del Labyrinth Catalunya aquí, juntamente con la “autóctona” Anna Pont. Cada año el proyecto ha ido creciendo y me siento muy afortunado y feliz de formar parte de este grupo juntamente con Anna, Laura Freire, Estel·la Broto, Jordi Alsina y Efrén López.

Efrén López (director artístico)

Decidí que dedicaría mi vida entera a la música a los nueve años de edad, después de despertar de un desmayo provocado para soplar demasiado fuerte mi trompeta, el instrumento con el que me inicié. Muy pronto comprendí que, de hecho, lo que más placer me proporcionaba de la experiencia musical no era simplemente tocar un instrumento, sino compartir, tocar con otras personas y conectar con ellas de esta manera. No transcurrieron muchos años hasta que decidí pasarme a la guitarra, instrumento con el que me identificaba mucho más, añadiendo más tarde otros instrumentos de cuerda.

Muchos años más tarde, Ross Daly fue mi primer maestro de músicas tradicionales, de él tomé clases de bağlama turco durante una estancia en la isla de Creta en el año 2000. Al conocer su ̶entonces todavía futuro ̶ proyecto de crear el centro Labyrinth, no dejé de estar al acecho, esperando el momento en que abriera finalmente sus puertas, intuyendo que sería un lugar donde tendría mucho que aprender. Así fue, y desde el inicio de las actividades de la escuela no he faltado ningún año, en un principio como alumno, y desde 2006 también como profesor.

Esta genial idea del Laberinto que en un principio parecía tan utópica, se ha establecido con fuerza en Creta, su lugar de origen, después de superar muchos obstáculos, y desde hace unos años ha comenzado a esparcirse también en muchos lugares de todo: Canadá, Italia, Cataluña, con varias “sucursales” más en proyecto.

A pesar de llevar el mismo nombre, la idea siempre ha sido que cada centro Laberinto tenga su propia personalidad y autonomía, con rasgos únicos que adaptan el espíritu primigenio a cada lugar específico.

Es un placer enorme para mí formar parte de alguna manera de esta gran familia. También de nuestra pequeña familia de Labyrinth Catalunya, y invito a todos a apoyar, valorar como se merece y engrandecer este proyecto único en nuestras tierras.

Anna Pont (directora ejecutiva)

Desde muy pequeña que amo la música, la danza y tengo curiosidad y admiración por muchas y diversas áreas del conocimiento y del saber. Este amor y esta curiosidad la debo en muchos sentidos a la apertura de miras de los y las maestras de la escuela a la que tuve la suerte de asistir en mi infancia y hasta los 14 años.

En mi primera juventud toco en un grupo de música como guitarra solista y cantante, pero me formo principalmente en áreas humanísticas: obtengo una licenciatura en Humanidades en 1996, estudio filosofía del año 1997 al 1999 y me diplomo en Magisterio Musical en 2005. No es, sin embargo, hasta los 25 años que empiezo unos estudios formales en música (piano, canto, viola, lenguaje musical y armonía principalmente), primero en la “Escola de música del Palau” de Barcelona y después en el “Conservatorio Municipal de Música Josep Maria Ruera “de Granollers, donde obtengo una beca para estudiar a pesar de mi  “avanzada “edad con respecto a mis compañeros de estudio. Desde entonces la música siempre me ha acompañado de una forma muy presente y ha sido una prioridad en mi vida. En este camino de conocimiento y descubrimiento musical un punto de inflexión importante fue el descubrimiento de Creta y de su Laberinto en el año 2011. El contacto con el “Labyrinth Musical Workshop” dirigido por Ross Daly me abre dimensiones y universos musicales hasta entonces inexplorados para mí. Y sigo explorándolos en la actualidad. Una de las formas en que los exploro es mediante el “Yayli Tanbur”, el principal instrumento que toco en estos momentos. Este descubrimiento es también el causante de que en el año 2016 empezáramos junto con Christos Barbas el proyecto “Labyrinth Catalunya” en Cardedeu, mi pueblo, fruto de esta pasión y admiración por estos universos musicales, y fruto también de la voluntad de querer compartirlos y de hacerlos extensibles a cada vez más y más personas.

Estel·la Broto (asistente de producción)

Empecé a tocar la flauta travesera con 12 años, y este instrumento me ha acompañado en mi vida profesional durante muchos años, ya que he trabajado de profesora de flauta y también tocando en diferentes grupos de música. Siempre me han interesado mucho los espacios de intercambio y aprendizaje con jams sessions, festivales, etc… donde se genera un conocimiento fruto de una experiencia significativamente diferente, donde se deja espacio para la improvisación, para lo inesperado. Conocí Labyritnh Catalunya el 2016, cuando fui un dia a uno de los conciertos de los alumnos, con mi ney que tocaba desde hacía pocos meses. Al año siguiente intenté estudiar en uno de los seminarios y también hice de voluntaria; esto hizo que me diera cuenta de que lo que realmente me gustaba era ayudar en la organización, y así fue como el año pasado empecé a formar parte del staff, primero coordinando el equipo de voluntarios y en esta edición formando parte de la organización durante todo el año asumiendo diversas tareas (web, comunicación, alojamiento, voluntariado…).

Jordi Alsina (comunicación y prensa)

De formación historiador y antropólogo, desde joven tengo una relación muy estrecha con la escritura, con la que intento mantener un diálogo constante. Una compañera siempre permanente en mis peripecias intelectuales y vitales, tanto sea para describir algún hecho de mi Argentona natal como un viaje, una investigación o los aires que se respiran por la Grecia más actual, mi otra casa. La música me ha servido para acercarme mucho más a toda esta área geográfica y a su gente, y el Labyrinth de Creta ha sido un lugar de parada habitual en este aprendizaje desde que el año 2009 fui alumno. Formar parte del equipo organizativo del Labyrinth Catalunya y haber ayudado a que esta iniciativa llegue y se consolide en Cardedeu, me llena de satisfacción.

Laura Freire (contable)

El Labyrinth representa para mi el inicio de un nuevo camino musical desde que asistí a un seminario de violín en Houdetsi (Creta), en el verano de 2015. Viniendo de una formación clásica en conservatorios de Galicia y Asturias, el aprendizaje de la música modal me llevó a repensar la música tal y como la conocía. En este camino estoy explorando las posibilidades de la improvisación y he incorporado la lavta y el canto.

Tengo el honor de formar parte del equipo organizativo de Labyrinth Catalunya y así contribuir activamente a la creación de este contexto de aprendizaje tan rico en experiencia musical y humana.

Scroll to Top